13 de diciembre de 2012

He decidido tragarme el amargo
suspirar más dulce
anular el recuerdo
sumergirme en el sin-saber.

(He decidido hacer caso omiso
mientras se me estrellan los dientes en el piso).

Sin embargo, respiro un aire malévolo
respiro el presagio de la deslealtad,
exudo el vestigio de un amor con frenos,
de un amor que nunca tuvo alas,
ese amor mutilado del que huí,
al que nunca pertenecí.

Fui en vano, si.

Me reduje hasta romper mis pedazos,
me aletargué hasta quedar inmutable,
como muerta entre los segundos
insensible ante estímulos,
saciada de la perfecta nada.

¡Pero qué paupérrima Señorita!
¡Ha desligado usted su velocidad de su capacidad... de Amar!

Si... me hice un punto rodeada de un millón de puntos suspensivos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.