7 de diciembre de 2012



Escudriñé en lo más profundo,
sigilosa sentí como me ahogaba
en pausas sentí como me disipaba...

Escudriñé y socavé en el silencio
me enamoré de su desenfoque terminal,
me hice adicta a su silueta de soledad.

Escudriñé el imperturbable silencio y ahí me encuentro,
ahí me pierdo,
ahí me consigo desnuda,
flotante,
coloreada y en tensas calmas.

Esta quietud tan inerte,
confusa,
indefensa quietud que hace de mí
ese pedazo que nunca sonrió en ti,
que hace de mí
lo que siempre vi desteñido en ti.

Me abandoné a la calma,
me abandoné al sin-sabor del olvido
vomité el recuerdo!
renuncie a los viajes sobre el tiempo.


El pasado se presenta pesado y el futuro es un conjuro prematuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.