12 de octubre de 2012

Por los clavos de Cristo.

Erase una vez una grulla de papel, que mierda de grulla! ésta insensatez de jugar entre sobrios adormecidos no me deja plegar, no me deja volar entre la locura que creí haber creado tan desenfrenada.

Tengo un dedo mocho, una palabra en la cabeza, unas cuantas atragantadas a media garganta y una mentira en la lengua, carcomiendo los centros sensitivos que sobresaltan cada vez que tu recuerdo me muerde la cabeza...

¿Qué podría ser más espasmódico que la compasión sin pasión y el amor de alas mutiladas,
que más espasmódico que El No-Amor?

Erase una vez un estrato en el que volaba antes de Ser, antes de estar enamorada de las horas solitarias y las veces en la que ningún recuerdo podría ser el vestigio de una frustración mutable pero, que mierda las veces!

Esto del presente me suena exquisito, me suena sin ruido, tan despacio que podría bailarlo, tan suave que podría repetirle cien veces y aún así seguiría presente, discutiendo entre la grulla y la insensatez de querer tener los labios rotos y no al rojo, a nivel de taquicardia emocional, a nivel de...





Me estoy perdiendo entre la dimensión de mis redes neuronales y la reciprocidad de querer un tanto más que "Estar"....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.