18 de julio de 2012

Escribo desteñida y con labios rotos, 
con las faldas descosidas y en la cabeza una falacia sin salida.
Con el ruido de las máquinas, 
con el vaivén de la ciudad,
con el desespero de la soledad penetrándome las ganas, 
con el silencio de mis dedos llorando dramáticos en el teclado.



Escribo para aniquilarte, 
para ahogarte entre letras, para morderte la sonrisa, 
para despegarte de mi lengua ya tan seca, 
tan insípida, 
tan contaminada de mentiras, 
tan espasmódica para articular, pero tan perra para besar.

Escribo cuando me sudan las cicatrices, 
cuando me grita la sangre que coagulé cuando me descosieron poro a poro.
Escribo sin lágrimas, 
escribo con prisa, 
escribo con el lagrimal seco y las falanges corriendo a mil por tecla.

2 comentarios:

  1. dudo que sea insípida... al menos un leve sabor a marlboro... (temiendo siempre volverme un mochador)

    ResponderEliminar
  2. el sabor a marlboro red es el olor de las palabras meditadas y las no tanto (temiendo a volverme demasiado intrínseca)

    ResponderEliminar

Comenta.me.