25 de abril de 2012

Como el Shock Neuronal de un Homicida Ipsofacto-

Me levanté con el sabor de la noche en la saliva
con los labios rotos y deprimidos,
con el sudor de la pesadilla y una tenue asfixia,
con la luna en la cabeza, las manos distraídas
y el olor de polvo de aquellos tiempos "conspicúos".

Me levanté a rastras después de contar las rayas,
me hice una maraña entre todo la patraña ya pasada;
pude recordar entre volar y pseudo caminar.

Me quedé en el temblor de las piernas,
con el caballo en la cabeza y las sombras obtusas.

Me quede en el límite de la locura y me desnudé la cordura,
me fui de mí a velocidad inefable,
a velocidad de cópula altamente erótica,
a velocidad de besos y dedos,
así me fuí,
me hudí,
me perdí.

Me levanté con la fotografía de mi cara Suicida,
y con el vestigio de que las sonrisas se desplomarían como en negros días.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.