8 de marzo de 2012

Insuficiente-mente.

Como desteñida por el polvo, y decolorada por las sábanas...


Me he averiado,
me he terminado,
me he gastado los labios,
me he fumado las ganas,
me he olido los colores,
he huido,
he corrido y me he encontrado.

Me he quedado en el abismo pasional,
en el sitio que nunca quise estar,
donde éste brazo ya no escribe,
ya no piensa, sólo grita, muerde,
gime, piensa y se traba.

Me he quedado en labios rotos,
mordidos por las ganas,
perdidos en las tenues excusas que a las Musas, ya no les seduce,
no les irrumpe,
no les devuelve lo perdido,
lo roto,
lo acabado,
lo decolorado por el tiempo y desteñido por las palabras...

Éste brazo que ya no escribe,
estos labios que ya no dicen,
estas ganas tatuadas que tengo bajo mis faldas,
esas cosas que me hacen escribir más de la misma mierda aún sabiendome debajo de ella.

Me he averiado en el límite inexistente entre mis abismos pasionales y nuestros encuentros carnales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.