6 de marzo de 2012

Deuterofobia.

En Lunes como éste, prometo no amar el Martes siguiente.



Juego a morirme por dentro,
a ponerlo todo de color tenue intenso,
a pensar que te quiero mordiendo con esos dientes impacientes,
besando con esos labios excitados,
mirando con esa cara sensata,
tocando con esas manos desenfrenadas.

Juego a sonreírle al viento cuando tus besos son como anzuelos,
que pinchan, que rompen,
que me corren,
que mojan mis pasiones,
y secan mis tentaciones.

Juego a ser pasional
y a crear una distancia abismal,
entre lo tuyo, entre lo mío aún cuando me llenas el agujerito
suave, suavecito...

Juego a estar anclada a tu mirada,
a estar clavada en tus piernas cuando mis ganas las sujetan,
cuando mis palabras se atoran y el gemido de mis ojos ensordece tus pupilas enamoradas,
como enfocadas en mis caderas sudadas.

Juego a creerte por si el Lunes se asoma y el Martes no es ya tan emocionante.

Juego a querer de ti, a querer tus labios rotos, tus manos gastadas,
tus piernas que amarran y tus ganas que me acaban,
que mojan y derriten los espasmos que yacían antes congelados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.