17 de marzo de 2012

Desbocada.


Como cuando se abandonan las ganas al silencio, 
cuando Marzo pasa a destiempos, 
“Como el lentísimo paso de Agosto a Septiembre”
Como acabando el cuento una y otra vez, 
ese guión inconcluso, esa actuación obtusa, 
desgastada, agotada de hablar, abstinente de jugar al presente.
Como cuando floto en la gloria y olvido venir, 
olvido bajar, olvido escribir…
Parecido a ese día que se repite, 
una y otra vez, 
como el monólogo que rezo cada vez que tu boca de fresa, 
tus manos de seda, tus ganas frenéticas,
como cuando me averíe en el exiguo recuento de esos bastardos besos, 
de esas noches a rastras, 
de dermis y pupilas,
de miosis y un escándalo del corazón,
de escándalos sin razón, 
de mordiscos en los brazos,
 como éste brazo que escribe, 
que me trae de allá, a donde no debería pasar. 
Esos brazos y esas manos que me rescatan las palabras  que no sé pronunciar, 
palabras que no sé hablar, 
que no me salen más allá del paladar, 
que mutan a un párrafo donde el lascivio es más que la dosis de mi alivio. 





Desbocada por el frío de tu prisa en mi sonrisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.