7 de febrero de 2012

Poesía Averiada.

Me quedo a veces,
cuestionando todos los intentos,
sabiendo que sin ellos habría muerto,
me habría disipado,
me habría convertido en una espora pasional,
en una miga en toda la montaña de comida para hormigas.

Pienso a veces en que podría ser,
en lugar de averiarme y enamorarme de este viciante No-Ser.

Me quedo en pausas, a veces,
sólo a veces,
escuchando gritos,
gritos de mentira,
gritos delirantes y complacientes,
gritos de mi conciencia muda y pasional.


Me quedo en Pausas,
como tantas veces mis faldas sentadas,
enamoradas en ruinas
 de esas Putas esquinas.

Me quedo, me re-invento y sigo con mi cuento...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.