29 de febrero de 2012

Disipando.

"Tengo un breve recuerdo de haberme disipado en el silencio, al mismo tiempo que quería amarrarme de esas manos y salir volando pero, tengo más que un breve recuerdo de haberlo botado por la ventana, de haberlo asesinado y haberme tragado el llanto. Tengo un corto-circuito en el mismo espacio en el que me sentí cansada, agotada, desgatada por haber estado debajo de la mierda y aún, por haber sido parte de ella.
Tengo una serie de puntos -suspensivos, así como infinitos-, puntos en los que no sé donde me hundí, intersecciones en las que floté y humos que mordían pedazos de mi, como dejándome en ruinas, robándome las risas. Nada de esto es lo mismo que poesía pero: Recuerdo el nauseabundo y desarraigado mirar de aquellos desesperados, como impacientes por estupefacientes, como ausentes jugando a presentes -si me entiendes?

Me juego las letras, me como las sobras, me pierdo y no sé de que me alimento pero me retro-alimento.
No recuerdo los días memorables, las sonrisas imborrables, las caricias de dedos de fuego, los mordiscos eternos, las camas enamoradas... Ni los días, ni las noches, ni las miradas desenfocadas, no recuerdo ya ninguna de esas estafas.
Recuerdo en cambio, haberlo borrado, haberlo enterrado allá donde el viento se lo lleva lejos, donde los carroñeros se comen nuestros restos, esos restos pobres llenos de sin-sabores, donde las palabras me suenan sórdidas y las preguntas me resultan obtusas. Lo tirado donde el tiempo lo muta, donde el silencio lo contagia, lo desaparece lentamente, donde lo escribe como ahora, suave y tenuemente"

J-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.