28 de enero de 2012

Sábado y la noche.

La noche ebria en una tensa calma,
una calma agitada,
aprendiz,
improvisante y sobreviviente.

Aprender a mirar detrás de la neblina
aprender a caminar sin volar,
aprender a sonreír con los dientes quebrados,
aprender a mirarte sin querer follarte
y follarte sin pensar en repetirte.

Hablar con palabras sucias,
limpias,
vacías y llenas,
aprender a hablarte antes de que todo vuelva a moverse,
antes de que el segundero sea desincronizado y el deseo se haya congelado .


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.