20 de enero de 2012

Enero.

Tan vestido de ganas interminables, 

tan efímero como desenfocado, 
tan enamorado de presentes que fueron ganados por el pasado. 




 Enero tan ebrio de la ténue cordura propia de las buenas Musas.

Enero, como la pasión de los labios enrojecidos y rotos de anhelos inconcretos.

Si Enero me Mira, 
me como su pasión,
la toco, 
le acabo los labios, 
le acabo el deseo, 
le beso las ganas,
le desnudo la cordura, 
le emborracho la conciencia hasta quedar en plena demencia,
hasta quedar en susurros,
en cuerpos gastados, 
en ganas saciadas. 

Como un en Enero en Llamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.