18 de octubre de 2011

Sobriedad.

De párrafos sórdidos y prolíferos,
de palabras agúdas y extranguladas de peso,
del peso que me tumbó las faldas y me soltó los tirantes.

Sobriedad y Crueldad,
sobriedad obtusa,
sobriedad real que divaga y desvaría.

De la misma letra que salen tantos párrafos y tantas leyendas
de ebrios jugando a sobrios y mitómanos jungando a sinceros.

En el canibalimos mundano,
donde la realidad no tiene hora,
donde la hora no es real y los pasos caminan arrastrados.

El arcoiris no volvió a brillar y las mudas no volvieron a hablar,
Entramos en el tiempo real y esto es lo que tengo para tí.

Soy la que pisa sin prisa y se zambulle al vacío sin mirar el abismo.

El mundo intoxicado,
y los tóxicomanos en su placer eterno,
en su ego eterno,
en el auge de sus conocimientos vigorécticos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.