30 de octubre de 2011

-Desvario-

Nada me detiene,
nada me sostiene.
Voy a destiempos, con la sonrisa sombría,
con sinapsis interrumpidas
y la mirada desteñida.
La mala siempre será mala
y la buena nunca será suficientemente buena.
La noche fría e incongruente, como el humo corriendo con el viento,
como si en cien caladas más llegase al fin del camino,
como si en 20 años la belleza no se escurrirá,
como si el infinito sudara en las camas y cogiera el entre pierna...

18 de octubre de 2011

Agridulce.

A veces me rehuso,
aunque sea obtuso todo este uso del propio abuso.

A veces creo en mi esceptisísmo y me lleva de nuevo el relativismo.
Que me importe más ó menos,
sigue sabiendo a pecado,
siguen teniendo sin-sabores todos estos colores,
todos lo desteñido por el polvo,
todo lo decolorado por el tiempo.
Y las absurdas creyendose sucias,
y los farsantes creyendose galanes.
La tierra boca abajo,
con el agua derramada y la conciencia dislocada.
Que me quiten todo menos estas ganas,
menos este placer de escribir y re-vivir.
Que se follén mis recuerdos ya nis los siento adentro.
Que me olviden, que ya no les pertenezco y que sigan como siempre... Muriendo en mis adentros.

Sobriedad.

De párrafos sórdidos y prolíferos,
de palabras agúdas y extranguladas de peso,
del peso que me tumbó las faldas y me soltó los tirantes.

Sobriedad y Crueldad,
sobriedad obtusa,
sobriedad real que divaga y desvaría.

De la misma letra que salen tantos párrafos y tantas leyendas
de ebrios jugando a sobrios y mitómanos jungando a sinceros.

En el canibalimos mundano,
donde la realidad no tiene hora,
donde la hora no es real y los pasos caminan arrastrados.

El arcoiris no volvió a brillar y las mudas no volvieron a hablar,
Entramos en el tiempo real y esto es lo que tengo para tí.

Soy la que pisa sin prisa y se zambulle al vacío sin mirar el abismo.

El mundo intoxicado,
y los tóxicomanos en su placer eterno,
en su ego eterno,
en el auge de sus conocimientos vigorécticos..