29 de septiembre de 2011

Septiembre.

Con pasos inconclusos, esta vez más seguros,
como definiendo el tiempo perdido,
agotado,
desadaptadado
como dejado ahí por alguien.
Midiendome los días,
Engordandome las caderas.

Tomándome la sobriedad sigo guardándome toda aquella ebriedad.
Donde no la derrita la luz,
donde no salga a relucir, con sus farsas más elegantes
y su abstinencia más impertinente.
Mi estómago no vomita,
los segundos son reales,
la vida se aparea con la muerte
y la muerte porfin dejo de morderme.

Sigo sentada, ya no vuelo con alas prestadas.
No me creo Dios,
Soy la esposa de Satán,
pintada de maquillaje y con tacos de agujas.
Caminando entre cuerdos,
haciendome parecer uno de ellos.

No giro en el espacio,
nisiquiera sigo en mi orbita.
Se acabaron las vueltas,
se fueron los estragos,
los ojos mareados y la cabeza revuelta.


Sigo sentada, ya no vuelo con alas prestadas...

1 comentario:

  1. ''Sigo sentada, ya no vuelo con alas prestadas...'' : ) a veces es mejor asi.. muy bueno, logras hacer un texto corto muy atractivo

    ResponderEliminar

Comenta.me.