26 de agosto de 2011

Poesía Crónica.

Llamalo patología congénita,
llamalo error de fábrica
y ruinas de todas las heridas
que arden,
que queman,
que no se sellan.
Soy la locura que nadie recomienda
el vaso vacío,
el pastel vencido…
El abismo que parece paraíso
vestido de chica fina
y destruida tirita por tirita.
Llámame cuando no estoy,
cuando me escurra por tu pecho,
cuando haga de todo esto un desecho.
No me ames,
no me quieras,
no me mientas,
soy como la bacteria que carcome,
que come y come de ti
sin dejar ni un rastro de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.