30 de julio de 2011

Casi sin querer.

Ya no lloro. ni corro.
Se me acortaron las piernas,
se me secaron las lágrimas.
No soy inmóvil ni dósil..
Sigo estando y andando,
sobrepasando mis incongruencias
y derritiendome entre limites inexsistentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.