22 de junio de 2011

perdiendo tiempo y gastando paciencia.

Algún día cuando la brisa no atiborre mis costillas,
y cuando el sol no queme mis cesos.
Algún día cuando el viento se quede quieto,
cuando el tormento no sea más que un invento.
Algún día cuando dejes de pasearte por mis recuerdos
y pisotear todos mis encuentros.
Algún día cuando el humo no vuelva a ser de mi consumo
y tu sonrisa no sea mi pista de aterrizaje.
Algún día cuando lo inimaginable exista
y la voz se me quede cortar de tanto pudor.
Cuando se me acaben las ganas de ganar...
Cuando pasé lo que la espera me tienta...
Cuando nos acabemos de desamor hasta el cuello... hasta las caderas,
hasta cualquier esquina por la que corro, bien corrida por este maldito recorrido infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.