7 de octubre de 2010




A qué jugamos?... a engañarnos, ultrajarnos y amarnos.
Jugamos a fumarnos la vida y a olernos el placer, gota por gota
tanto hasta quedar exhaustos, hartos de nosotros,
momificados y perturbados sin entender demasiado
pero sientiendo mucho...
No es más que un juego familiar, un juego de mentiras,
un puzzle en el que todavía me pierdo
buscando las malditas piezas.


nicotina.
Arráncame la ropa así,
tan fuerte como me arrancas cada pulmón.
y excitame la sonrisa,
abreme los labios y llename el agujerito suave,
suavecito...

No estoy viva,
no estoy muerta,
sin embargo permanezco lejos de todo.