30 de junio de 2010

Ausente.

Y aún cuando no te tengo,
tu recuerdo observo detenidamente y susurrando éste inédito deseo de estar bajo la custodia de tu entre pierna,
y sobre el juicio de tus labios enmedusados.
Y aún cuando no estas cerca de mis ojos,
tu recuerdo pego con cinta adhesiva en la nevera de mi memoria
para no olvidarte ni un instante.
Y te desnudo silenciosamente,
y me muero por querer amarte y amar quererte hasta que un golpe de instante
me derpierte del cursi adormecimiento en el que me remonto cuando tus manos encima,
tus labios en los mios, tus dedos tocando,
tu voz enamorando, tu cabello agitado y yo,
con los ojos sordos y los oidos ciegos
esperando por mis dedos en el teclado
y el grito de Janis acariciando los dragones
que he de fundir cuando no estas aquí
para sentir que tu aroma está junto a mi y tu amor, sobre el colchón en el que ciegamente me tumbo y me consumo.
y aún cuando no estas sigues existiendo y mareando mi estabilidad emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.