24 de mayo de 2010

para no atarme más a ese maldito cordón que hasta ahora...

parecía unir todas las piezas del rompe-cabezas y quema-neuronas.
Con ampollas en los talones y respirando aires de tormenta,
mojandome los cabellos con lluvia: tick-tock gota-a-gota:
así mismo salí envuelta en la manta tráslucida de dolor y con bordado de incomprensión.
Le hui por la izquierda para no tener que caminar Herguida y Sobria por la derecha.
salí caminando, aunque anhelando correr
pero las malditas ampollas no dejaron avanzar mi paso.
Me arrepentí, me frustre,
me desvanecí,
me desilusioné, me decepcioné
me desenamoré,
Me corri de terror y me carcomi de sufrimiento...de arrepentimiento en su defecto.
Hui de malestares que se me aglomeraban en la garganta y estuve dipuesta CASI por voluntad propia a Amarrar a ese gigantezco y espantoso mono en todo mi extenso y delgado dorso que sufre las consecuencias de un viaje sin regreso,
de un abismo sin fondo sobre el que me revuelco sin cesar
y del que HOY no me queria levantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.