7 de abril de 2010

Después de todo, si tiene gracia eso de sentarse a esperar por lo inimaginable.


Ya regreso,
decidí quedarme en el tercer plano, en la tercera fila y sentada en el tercer puesto
observandome y catalogandome como poco paciente intentando
...disiparlo todo con un soplo o unas cuantas palabras, en este caso... un par de frases.

Quiero barrirle con el mejor barniz ó en otro de los casos: quiero acostar este cuerpecito sobre la inexistente eternidad y... flotar.
Flotar sobre cielos aborregados y olvidar todas las que antes eran las letras preferidas de mis dedos y quitarme la poca cordura de debajo de las faldas.

Me voy a volar sobre lo desconocido, para creer en mi razón -imaginaria y autoinventada por la Asquerosa Sobriedad-, y creer también en eso de seguir pegando, hidratando y rehabilitando la historia de mi Adictivo Caos.

Me voy detrás del tiempo a ver si algún día le alcanzo, le canto el registro y le decomiso horas, le descuento minutos y le pateo las pelotas por gilipollas.
Tu sabes, en este Mundo que ya no es tan grande, hasta lo inimaginable puede pasar,
la cosa es : a la velocidad de la luz ó a la lentitud de mi espera...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.