23 de abril de 2010

Hora C.E.R.O!

No hay número que interese...
aquí todo es Cero.



Día de sol clandestino y nicotina apretandome el pecho.
Día del mes frío, de las memorias congeladas y de hora...?
HORA CERO!
en la que no importa nada, porque hace ya unas caladas que hizo mal, que hizo vómitar.
Horas efimeras para los que necesitamos más fuego quizás para aterrizar,
Horas de aburrimiento para aquellos que, han de embotellarlo todo al vacio... al vacio de la fabulosa y esperada hora Cero.
es esa en la hora que haces Nada y más que nada para huir de la nostalgia,
de la repentina lentitud estupefaciente y finalmente Divina.
Hora Exquisita... con él, sin él, con todos y con ninguno.
Hora Fiel que se disipa en la saliva y se esconde entre cada montaña:
Montaña Verde Oliva,
Montaña Verde Manzana,
Montaña escondida,
Cercana
Montañas Grandes, Pequeñas e Invisibles también.
Frío típico de la Hora cero, aunque también
Sol Infernal y Acusador, como hace par de letras, hace un comienzo atrás.
Escandalos citadinos y alegrías de Viernes de partuza y viajes estelares
pero YO, en mi mejor viernes Cero
de la Magnifica y Fugaz hora Cero.
Que nadie importe, que nada atormente,
que mis ojos no se cierren
ni que los gramos me despierten a Don King Kong
que he encarcelado entre las vertebras de estos 50kilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.