24 de marzo de 2010

Ouch.


Maldita Hendidura que no consigo coser ni con hilos de plástico, como lo habría hecho antes.
Punzantes ojitos de Padre desanimado que me taladran la esperanza y que casi me hacen desistir de tanta responsabilidad colgada en los hombros, en el alma... Maldita Hendidura que me asesina casi sin querer todas y cada una de las fibras musculares, tejidos nerviosos, hilos de algodón... esa misma hendidura que me deja desnuda, me viola, me lastima... No me la perdono.. MALDITO CORTE TRANSVERSAL que se atraviesa en momentos como estos. Estúpida sensación de Hamdre de Satisfacción, no la quiero conmigo, ni con ellos, ni en mi casa, ni en mi cabeza...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.