15 de febrero de 2010

no confies en cabos atados sobre mis dedos,
sobre mi cintura.. sobre mi cuerpo y mi cabeza.
no confies tanto en una nena como yo,
pues a pesar de todo hasta las más decididas entre las indecisas
nos cansamos de Esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.