23 de febrero de 2010

Alucine.


Y lo mejor siempre es lo intocable...
lo desconocido y lo completamente utópico diría Yo:
es lo ténue de la situación
es el punto verde en el espacio cubierto por mantas negras
es el montón de hilos rojos sobre un diminuto y alucinante cuerpecito de Duende..
duende en Cápsula, y YO una Dama Empapelada.

Sin nombre ni apellidos, sin cordura, ni sobriedad
sin cigarros ni agua, sin luces ni compañia...
Sin sonrisas cuerdas ni producción de imagenes reales -nada fue real, nada fue nunca TAN irreal como en ese entonces-
Sin nada de ello, ni nada de esto...
sin tacto,
sin miradas, sin palabras...
sin juntar ni un contacto viso-especial y nisiquiera
un mensaje sensorial...
Sin absolutamente nada YO me envolvi,
me adheri a la historia de horas
historia de Luces y Duendes Desquiciados rebotando sobre luces de linternas
y lenguaje de vinilos.
Me adheri tanto que...
después de tantas páginas me siento aún en la primera
aunque ésta vez con su nombre bajo mis faldas y su locura en mi cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.