23 de enero de 2010

OtroDíaQuePasó.

Ayer pasó rápido, tan rápido que en mi mente aquello ya no existe.
Ayer pasó corriendo con cada beat, con cada movimiento suave-suavecito de este tierno cuerpecito.
Así se fue y nisiquiera lo vi llegar,
tan deprisa que:
ni tan sólo una mirada,
ni tan sólo un gesto de pertenencia pude hacerle.
Se acabó la música,
se apagaron las luces y mi cabeza llegó hasta a la amolhada
donde te pensé, te ame e imaginariamente te toqué.

Ayer fue uno de esos días (como todos los demás) donde amo lo que esta lejos y aborrezco lo que esta cerca respirando mi propio aire y compartiendo la misma pista de baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.