4 de noviembre de 2009

Odio las obviedades y odio que esperes que las responda siempre... Odio y aborrezco enormemente pensar tanto en ello y pensar si tu tambien lo piensas.

Me cansa y me desgasta que no bailemos al mismo ritmo y que quieras saltarte algunas canciones sólo porque te ha dado la gana. Me consume el tiempo la espera y me molesta que sea a ti a quien esté esperando.

Escribo porque me resulta mejor que hablar y que esperar, así dejo en cada línea un pedazito de eso que odio tanto y que aún no entiendes y ni quieres que pase pero que... ha pasado y esta pasando y que leeveeemente se vuelve polvillo de ese típico de antiguedades.

Aborrezco que te guste tanto como a mi y que me hagas sentir tan bien si después te tienes que ir como los demás que han querido pasar por mi cabeza y que he hecho pasar por mis piernas... Detesto que el título me haga un punzante dolor de responsabilidad en el centro de mi razonamiento lógico y me pone de malas este plan, todo este texto, lo que sigo pensando, lo que sigo esperando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.