2 de noviembre de 2009

no tiene titulo.

Casi me arrebatas las ganas de las manos y te la llevas contigo, lejoooss, muy lejos. Casi se me caen los recuerdos pedazo por pedazo, pero me decido pegarlos con chicle y no con goma, no vaya a ser que después de verdad me odies y no desees estar más en mi cabeza.

Por ahora sólo pierdete si vienes con quereres que a mi no me convienen, sal por la puerta grande por esa por la que entraste cuando quise las mil y una maravillas contigo, sal por ahi ahora o sal mas tarde por la chica y asegurate de pasar y no quedarte a medio camino como los demás, como ellos tu no quieres estar, verdad?

Vuela y entierrame en tu conciencia, pero vete de mi planeta si tus planes no consisten en más que provocarme vómitos y arrepentimientos de haber besado el aire contigo, tanto como lo hice. En mi mundo lleno de memorias elásticas y sufrimientos no tan internos ya no eres bien recibido, aunque la verdad podría escapar del mio y regufigiarme unos segundos en el tuyo, pero no me odies porque no soy tan detestable, odiame porque soy hermosa y no puedes ya tocarme, odiame por eso y no porque te quise y nunca te lo dije.

Tengo buenas razones para que me odies pero las tuyas no las comparto y nisiquiera me atrevo a mirarlas, porque son ridiculas y sin un ángulo perfecto por donde mirarle.. Odiame porque escribo y lo siento bien adentro, odiame también porque tu odio jamás provocara que yo te odie.

Y si puedes, mejor no me odies que para mi eres algo más que un punto de carboncillo que se borra con cada soplo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.