22 de noviembre de 2009

Entonces..


Que hago con lo que no quiero escuchar ni pensar, si no puedo escribirlo y mi bolsillo ya está a reventar de tanto que allí he guardado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.