16 de octubre de 2009

casi Despegué.


Como si derepente ya nada importara, ya nada doliera demasiado... Así funcionaba esto y funcionó un poco de aquello... casi perfecto y con detalles inimaginables ante una buena postura (Aquí va un gesto de breve y excitada seriedad).

Más que sencible y más que dósiles, expuestos a cada uno de los roces, a cada palabra, a cada gota de lluvia sobre el techo y sintiendola encima de cada poro. Indudablemente como lo pongo lo propongo y lo expongo, amé cada rayo de luz, cada gota de alcohol pasando por mi garganta, cada cantida de humo, y a la final cada espisodio del cuál yo era la espectadora número uno y si fuese un teatro en la primera fila!!! disfrutado de todo aquello y haciendo caso omiso a lo que fuera de mi butaaca o sillón parecía estorbar.

Genial todo lo que mastiqué y luego vomité: sabia a calorías, infelices calorías, que les jodan! Magnifico por aquella curva que se desvió de esa patineta... Apasionante aquellas dos medidas y tres esferas! Demasiado incoloro e inodoro pero NO INSIPIDO -Confunsión Cero-, así como para comer, comer y no consultar cantidades y sumar preocupaciones hijas de traumas casi irrazonables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta.me.